Dávila: "Las empresas de limpieza no pueden tener carta blanca para decidir sus plantillas".

07/09/2015

El portavoz socialista en Medio Ambiente, José María Dávila, apoya las negociaciones con las concesionarias para conseguir la anulación del ERTE.
 
El concejal considera que sin ERTE habría beneficio para los madrileños, para los trabajadores y también para las empresas “que se ahorrarían millones en sanciones”
 
Madrid, 7 de septiembre de 2015.- El concejal de Medio Ambiente del Grupo Municipal Socialista, José Manuel Dávila, ha mostrado su “rotundo apoyo” a las negociaciones emprendidas por el gobierno de Madrid con las empresas concesionarias de la limpieza viaria para conseguir la anulación del ERTE, que permitiría sacar a la calle a 1.000 nuevos trabajadores de limpieza y acabar con la lamentable situación de suciedad e insalubridad de la ciudad.
 
Dávila considera que la anulación del ERTE beneficiaría no sólo a los madrileños y a los trabajadores, sino “también a las propias empresas que se ahorrarían millones de euros en sanciones por mala prestación del servicio y por el incumplimiento de los estándares de calidad establecidos en los pliegos de condiciones de sus contratos y que podrían alcanzar el 20% de su facturación total”, ha indicado. 
 
Según el concejal, “un servicio de limpieza en una ciudad como Madrid  no puede funcionar si las empresas que lo gestionan tienen carta blanca para sacar a la calle el número de trabajadores que les parezca sin que el Ayuntamiento les pueda sancionar por ello. Pedimos al gobierno municipal que negocie la modificación de los pliegos de condiciones de los contratos de limpieza para  garantizar que Madrid tenga siempre un número mínimo de trabajadores de limpieza en la calle, que no pueda ser rebajado por las empresas concesionarias en ninguna circunstancia”, ha señalado. 
 
Dávila también ha reclamado transparencia a la Delegada del Área de Medio Ambiente, Inés Sabanés, para que  haga público el número de trabajadores que se ocupan de la limpieza viaria en los distritos y cuál ha sido la reducción de efectivos desde que entró en vigor el nuevo contrato integral en 2013.  “Esta cifra fue ocultada durante meses por el gobierno de Ana Botella y pedimos que el nuevo gobierno municipal lo haga público”, ha terminado.